Conectados o aislados

Crece el debate social sobre las bondades o los inconvenientes de estar conectado a las redes. Hace dos semanas coincidieron varias firmas con posturas más bien contrarias a la telecomunicación. Creo necesario compartir otros puntos de vista desde la reflexión sobre nuevos escenarios, cuya explicación se encuentra al final de este artículo.

Escena 1: nos encontramos en un congreso o una feria ante un gran auditorio presentando el lanzamiento de un nuevo producto o los resultados de un desarrollo o investigación. Al poco de iniciar nuestra charla detectamos que entre los asistentes algunos consultan sus teléfonos y tabletas tecleando y sonriendo con creciente alborozo. Frases y gráficos de nuestra presentación son respondidos con gestos y murmullos de inquietante desacuerdo. ¿Qué está pasando?

Escena 2: somos propietarios de un negocio de hostelería o de una tienda de regalos en la ciudad de Valencia. Una joven pareja de turistas camina por la ciudad y decide encontrar un sitio agradable dónde comer y una tienda dónde comprar un recuerdo. Echan mano de su móvil y en menos de un minuto encuentran en el mapa de su pantalla varios establecimientos a menos de 500 metros con información accesible para el móvil, en inglés, con recomendaciones contrastadas de personas independientes y de otras personas de su confianza. Nuestro negocio no aparece: los viajeros se van a nuestra competencia.

Escena 3: agradable cena veraniega con buenos amigos. Uno de ellos comenta su ilusión por comprase un coche deportivo y el resto de comensales le asaltamos con preguntas. Sonriente saca su móvil y con tres toques certeros nos presenta una web con fotos y especificaciones de todo tipo. En otra parte de la mesa una amiga dicta unas palabras mágicas a su móvil y en segundos comparte las fotos de portada de la revista del corazón más famosa.

Tres escenas reales, similares a las que se están dando en nuestro entorno con frecuencia creciente.

Connected minds / Steven Johnson

Connected minds / Steven Johnson

Hace año y medio desde estas mismas páginas sostuve que usted, querido lector, accedería a Internet con el móvil muy pronto (vea en http://j.mp/intmovLP). Ese momento ya ha llegado o está a punto de llegar.

La conexión permanente a Internet puede crear dependencias, como elegantemente ha descrito Mario Vargas Llosa en su reciente artículo ‘Más información, menos conocimiento’ comentando un ensayo de Nicholas Carr.

Menos fortuna en la crítica tiene el artículo en XLSemanal de un joven novelista de éxito, que arremetió hace unos días un tanto atropelladamente contra las telecomunicaciones, con argumentos confusos y muy discutibles en mi opinión.

Los adultos en España, en los que descansa el ser o no ser de nuestra sociedad, necesitan mayoritariamente que se les ayude a entender y aprovechar Internet y las telecomunicaciones.
Otra cosa son los jóvenes nativos digitales, sobre los que hablaremos en estas mismas páginas dentro de dos semanas.

El denostar o incluso criminalizar las tecnologías que nos permiten comunicarnos en este siglo recuerda peligrosamente a las tentaciones de cerrar imprentas y periódicos en siglos pasados.

El miedo a lo nuevo es un sentimiento muy humano. Los valientes nos guiaron para salir de las cavernas, explorar fronteras y cruzar los mares.

Valientes e innovadores fueron quienes trajeron y adoptaron en Valencia la tecnología de la imprenta en el siglo XV, imprimiendo el primer libro de España y abriendo un siglo de oro para nuestra tierra.

Es tiempo ahora para que todos los adultos sepan cómo estar conectados, entiendan mejor el mundo que nos rodea y aprovechen sus ventajas, sin caer en sus peligros.

La escena 1 presenta una situación cada vez más común en la que a un presentador se encuentra con un auditorio que detecta una incongruencia en el discurso, unos datos erróneos o unas cifras no actualizadas. En tiempo real los asistentes pueden contrastar con datos más precisos, o detectar un plagio sin citar las fuentes y comenzar a comentarlo en Twitter y otras redes: el ridículo del presentador o el descrédito del vendedor son inmediatos.

La escena 2: para nuestra región, que apuesta por el turismo y el comercio, nos recuerda que la localización geográfica de la oferta y la accesibilidad desde todo tipo de dispositivos y aplicaciones es clave para vender.

La escena 3, por último, juega con la disyuntiva entre mantener una agradable conversación simplemente con palabras o que, ante una demanda de argumentos, se pueda tener la oportunidad de aderezarla con algún dato o imagen al alcance de los dedos.

Estar conectados a redes no es menoscabo para estar conectado a las personas, en conversaciones cara a cara o de corazón a corazón, como titulaba el precoz novelista. Las redes son un complemento, un enriquecimiento si se quiere, que extiende más allá del tiempo y el espacio las posibilidades de comunicarse. No existen para no pensar, sino para pensar mejor, para llegar más lejos.

Podemos optar por permanecer aislados, pero difícilmente viviremos en una sociedad autárquica. Otros vendrán de lejos y conquistarán nuestro terreno.

Vivamos pues conectados, transitemos sin miedo las nuevas fronteras, conquistemos para nosotros y las generaciones que nos siguen un mundo más ilustrado, más transparente y mejor compartido. Ejemplos hay a millares de que las redes de telecomunicaciones posibilitan estos valores y liberan sociedades. Que la nuestra también lo aproveche es mi humilde deseo.

Feliz verano.

.-.-.-.
Artículo publicado en Las Provincias el domingo 14 Agosto 2011
Conectados o aislados
www.lasprovincias.es/20110814/opinion/conectados-aislados-20110814.html

Eficiencia electrónica

Yo soy empresario. Firmo como ingeniero en estas páginas de LAS PROVINCIAS porque así me deseo presentar. Pero también soy empresario, administrador de una pequeña S.L.

Me gustaría compartir algunas ideas útiles sobre la eficiencia, término de absoluta actualidad, en este caso en su aspecto electrónico. No me refiero a algo tecnológicamente avanzado y futurista, me refiero a una eficiencia basada en ‘sentido común electrónico’ con herramientas al alcance de cualquiera.

Las empresas presentamos en estas fechas de primeros del mes de julio los impuestos en la Agencia Tributaria: IVA, retenciones de IRPF e Impuesto de Sociedades. Y tenemos que presentar también las cuentas anuales en el Registro Mercantil.

..

Los servicios electrónicos de la Agencia Tributaria, la AEAT, funcionan de maravilla. Hace años que es así y lo compruebo continuamente como persona física y como empresario. Se hace allí muy buen trabajo que ha sido reconocido internacionalmente. Fue clave la labor de un ingeniero valenciano que estuvo al frente de los sistemas de información durante 12 años y sus sucesores mantienen alto el listón. En mi opinión, las empresas y personas físicas disfrutamos de una eficiencia absoluta para gestionar impuestos estatales.

La presentación de las cuentas anuales en el registro mercantil ya es otro cantar. Que no se enfaden notarios y registradores porque escribo esto con ánimo de mejorar. Este trámite requiere en mi empresa y en mis asesores contables no menos de cuatro desplazamientos y ocho horas de atención. Y eso para presentar unas cuentas que están en soporte electrónico: no se pueden presentar on-line con el certificado digital o firma electrónica de la empresa. Se requiere que un notario legalice mi firma en un papel y que se genere un fichero electrónico, se grabe en un CD de plástico (pagando el canon digital a la SGAE, por cierto) y se entregue físicamente en el registro: pura ineficiencia.

Petición a quien corresponda: dentro de un año, en julio de 2012, deseo presentar mis cuentas de forma on-line vía Internet. Tiene que ser posible.

Otro ejemplo de ineficiencia, cuyo remedio requiere algo de sentido común, tiene que ver con el uso del correo electrónico. Se trata de una herramienta consolidada que a buen seguro utiliza para comunicaciones personales y profesionales la gran mayoría de los lectores.

Presten atención a la publicación de direcciones de correo electrónico en folletos, anuncios y tarjetas de empresas y profesionales que no son atendidas o, peor aún, que no funcionan. Esto puede pasar en las mejores empresas y no suele detectarse hasta que alguien se queja. Pero si ese alguien es un potencial cliente, o muchos clientes, el daño ya está hecho.

La resistencia al cambio con razones del tipo como: «nuestros procedimientos solo contemplan la comunicación por correo ordinario o por fax» son una fuente inmensa de ineficiencias.

Un ejemplo de un uso ineficiente del correo electrónico lo he experimentado recientemente con una destacada entidad pública de la Comunidad Valenciana. Muchas entidades oficiales tienen asignada una dirección de correo electrónico desde hace años. La dinámica interna de su trabajo, algo que desconozco, hace que a pesar de mi perseverancia en mis esporádicas interrelaciones con determinadas entidades públicas, rara vez consigo comunicarme con ellas por correo electrónico. Recientemente conseguí que me facilitaran una dirección electrónica y cuando, lleno de alborozo, les envié un correo me lo rechazó el sistema por ‘buzón lleno’. Me personé a los pocos días en la entidad y una amable funcionaria me explicó que el buzón lo comparten entre 22 personas, que tan sólo tiene 100 MB y que además se llena con comunicados que no tienen relación directa con el trabajo de su unidad, por ejemplo los remitidos por sindicatos.

No deseo importunar a nadie, de verdad, y menos aún a la Administración Pública. Respetuoso y perseverante he presentado un escrito en esa entidad proponiendo dos sencillas soluciones con coste nulo. Todos los que interactúan con la Administración y lo deseen podrían ahorrar mucho tiempo y coste con un uso racional del correo electrónico, mucho más eficiente que el fax y válido para gran cantidad de comunicaciones que no requieren acuse de recibo fehaciente.

Los empresarios y profesionales no necesitamos subvenciones, si acaso precisamos financiación y exenciones fiscales para inversiones innovadoras. Y lo que sobre todo necesitamos es que nos faciliten los trámites, que no nos hagan ir de ventanilla en ventanilla y que las gestiones más habituales las podamos hacer remotamente.

Finalizo ya esta monserga de maestro electrónico gruñón con cinco consejos para un uso eficiente del correo electrónico en las comunicaciones profesionales y personales:

1) Ponga siempre un asunto concreto y significativo para que se sepa de qué va el correo.

2) No mezcle temas e interlocutores que no tienen relación. Mejor escribir dos correos.

3) Cuide la maquetación: ponga puntos y aparte, y líneas en blanco que enriquecen el texto para mejorar su legibilidad, centrando visualmente la atención sobre la información clave.

4) Conviene ser doblemente preciso en las fechas, horas y lugares. No todo el mundo abre el correo todos los días, no basta con decir «el lunes» porque no sabemos cuando lo abrirán.

5) Antes de enviar un correo hay que releerlo, poniéndose en el lugar de quien lo va a recibir, para mejorar la claridad tanto del texto del correo como de su aspecto visual.

Y aquí termino. Todos tenemos mucho que ganar usando herramientas consolidadas de comunicación y gestión electrónica. Ganaremos tiempo si aplicamos nuestro mejor sentido común.

Los ejemplos concretos sólo pretenden ilustrar situaciones reales. Pido disculpas si alguna persona se siente directamente ofendida: no es mi intención.

Querido lector, que tenga usted un feliz verano.

.-.-.-.
Artículo publicado en Las Provincias el domingo 24 de Julio 2011

Eficiencia electrónica

http://www.lasprovincias.es/v/20110724/opinion/eficiencia-electronica-20110724.html

Versión en PDF:
LasProvincias Eficiencia electronica 24Jul2011
 

Internet, sin ti no soy nada

Diecisiete de mayo, hoy es el día mundial de las telecomunicaciones y la sociedad de la información. En España y Latinoamérica se celebra también el día de Internet. Es hoy un día de noticias positivas. Dejemos para el curioso lector que investigue, si lo desea, qué pasó tal día como hoy hace 156 años que determina la celebración en este día y concentrémonos en el presente y en el futuro de Internet.

Porque Internet sin todos y cada uno de nosotros no es nada. Las telecomunicaciones existen para hacer posible la comunicación a distancia entre personas, parece una perogrullada, pero a veces el ruido nos hace olvidar lo esencial de las cosas.

A menudo se habla y se escribe sobre las tecnologías de la comunicación y su influencia en la globalización, la economía y los movimientos sociales y se olvida que son las personas las que hacen todo eso.

Tiene truco el titular de este artículo, ya lo habrá detectado algún lector observador. Porque se puede leer como si le dijéramos a Internet que sin su existencia no somos nada, cuando más bien la idea que sostengo es que si fuera Internet quien nos hablara nos diría que sin ti, lector, persona que se comunica, Internet no es nada.

Algunos datos mundiales: hay 2.100 millones de internautas, 1.200 millones de líneas de telefonía fija y 5.300 millones de líneas de móvil de las cuales 1.000 millones acceden a Internet de banda ancha móvil.

Hoy 17 de Mayo se celebran más de 400 eventos en España y Latinoamérica agrupados alrededor del Día de Internet.
Hace unos días se presentó en Valencia el libro de divulgación sobre Radiocomunicaciones escrito por el ingeniero José Manuel Huidobro.

El 26 y 27 de mayo se celebra el Web Congress sobre marketing en Internet para empresas

También el 26 de mayo se celebra la XIII Noche de las telecomunicaciones valencianas con entrega de premios y reconocimientos.

Todos estos datos y eventos, agrupados y entremezclados con noticias transcendentes (elecciones, terremotos, fútbol, economía en crisis, etc.) se convierten en un ruido de fondo ante el que estamos insensibilizados.

Los medios de comunicación eligen noticias llamativas, como la portada de LAS PROVINCIAS de ayer lunes que nos alerta de los cien mil ataques al día que sufren las web de la Generalitat Valenciana sin contarnos nada sobre los millones de accesos que recibe y que la sitúan entre las 300 webs más visitadas en España.

Ya se sabe que las buenas noticias no venden.

De modo que hoy es buen día para destacar siete noticias positivas sobre las telecomunicaciones e Internet:

1) Hay 10 grandes países en los que más del 90% de los ciudadanos conectados consideran que el acceso a Internet es un derecho fundamental: Nigeria, Australia, Portugal, China, Chile, Turquía, Tailandia, Brasil, México y Corea del Sur.

2) La compañía O3B Networks ha conseguido una financiación de 1.200 millones de dólares para mejorar las telecomunicaciones en los países en desarrollo cuya cobertura es deficiente. O3B significa su misión de facilitar Internet a los ‘Other 3 Billion’ (es decir 3.000 millones) de personas que aún no tienen buenas telecomunicaciones.

3) Telefónica, la principal operadora de telecomunicación de España, ha decidido no cobrar las llamadas y SMS realizadas desde Lorca los días 11, 12 y 13 de Mayo. Seguro que otras operadoras se suman a esta iniciativa.

4) En África subsahariana no hay sucursales de bancos y cajas: tienen un banco por cada 100.000 habitantes (comparado con una sucursal bancaria por cada 100 habitantes en España). Esta carencia está siendo sustituida por transacciones monetarias basadas en el móvil: el sistema más extendido M-PESA ya tiene 12 millones de clientes que hacen transacciones por valor de 700 millones de dólares al mes.

5) Internet facilita a los gobiernos que ejerciten una verdadera transparencia con iniciativas como las de la Fundación Open Data. Se trata de los ciudadanos exijamos que las administraciones públicas faciliten sus datos de gestión en formatos que permitan ser entendidos y comparados con los datos de otros años o los de otras administraciones.

6) El teletrabajo y la videoconferencia permiten a las empresas y profesionales ahorrar costes de combustibles y tiempo valioso de desplazamientos.

7) El día mundial de las telecomunicaciones y sociedad de la información tiene este año el lema de “Una mejor vida en las comunidades rurales con las tecnologías de información y comunicaciones” apoyando los objetivos de desarrollo del milenio establecidos por la ONU.

Pues hasta aquí las siete buenas noticias prometidas. Hay muchas más. Los lectores positivos y curiosos seguro que las encuentran, y alguno incluso se animará a compartirlas en Internet.

Que tengan un feliz día. Confío en haber contribuido a ello con estas noticias.

.-.-.
Artículo publicado en el diario Las Provincias el 17 de Mayo de 2011 con motivo del:
Día mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información y
Día de Internet
http://www.lasprovincias.es/v/20110517/opinion/internet-nada-20110517.html

Sobrevivir a la lectura

Este viernes se ha publicado en la tribuna de opinión de LAS PROVINCIAS y en otros diarios de Vocento un artículo titulado ‘Sobrevivir a Internet’ firmado por Diego Íñiguez, doctor en derecho. Si no lo pudo leer puede encontrarlo en Internet aquí http://j.mp/sobintLP.

Contrapone el autor el uso de Internet con la lectura y aboga por alejarnos de las máquinas que «nos vampirizan cibernéticamente». Nos anima a pelear en defensa de la lectura en papel.

...

Posiblemente querido lector, si usted lee este domingo el diario en soporte papel, estará muy de acuerdo con el autor del viernes. Seguramente usted es de mi generación, más/menos 10 años, como lo es la gran mayoría de lectores de LAS PROVINCIAS en papel.

Claro que nos gusta el papel para una lectura reposada de la prensa dominical. Natural que nos guste el papel cálido para una buena novela. Por supuesto que los grandes formatos que permite el papel para fotografías, con bellas tipografías e ilustrativas infografías, tienen difícil equiparación con los que permiten las actuales pantallas cibernéticas (aunque no por mucho tiempo).

El problema que subyace en esta polémica es el MIEDO de las generaciones establecidas ante los cambios, algo que se traslada en artículos como el que confronto y en opiniones y posiciones por parte de personas muy inteligentes y de generaciones en España que están en su etapa vital más productiva. Si de productividad se trata, mucho tenemos que mejorar, me temo. Y algo tiene que ver con el uso sensato y ‘sin miedo’ de las infotecnologías.

Este miedo generalizado lo estamos viendo también en el debate público, y en mi opinión sano, que ha surgido con el rechazo en el Congreso de los Diputados de la mal llamada ‘Ley Sinde’. Para quien aún no lo sepa no es una ‘ley’, es una ‘disposición adicional’ que se trata de meter con calzador y ‘nocturnidad’ en otra Ley que nada tiene que ver con la propiedad intelectual y la creación cultural. Pero ese es otro asunto distinto del objeto de este artículo.

Sigamos pues con la perversa contraposición de lectura e Internet. Podríamos trasladar este mismo razonamiento a los siglos XV y XVI cuando los monjes de los monasterios perdieron el monopolio de la escritura frente a la imprenta y el papel. O más atrás con los enfrentamientos entre el papiro, el pergamino, las tablas de arcilla o las piedras grabadas.

Y qué decir de la supuesta exclusividad de la escritura para comunicar, expandir y conservar el conocimiento y la cultura. Olvidamos cómo comunicaban los juglares, o las historias de las vidrieras en las catedrales, de los frescos, los retablos, los frisos y bajorelieves y las pinturas… o el lenguaje del cine, la música y la fotografía.

Querido lector, la escritura impresa en papel es un gran invento, pero no pretendamos darle la exclusividad del conocimiento y la civilización.

La información, la cultura y el entretenimiento impreso en papel tienen una larga vida por delante, pero su uso se especializará en momentos, contenidos y circunstancias que justifiquen el coste y en los que las ventajas del papel impreso con tinta permanente superen sus indubitados inconvenientes.

Hay otro gran debate presente: la lectura reposada y lineal frente a la lectura vinculada (interrumpida dicen los detractores) con otros contenidos enlazados.

Para los que ya peinamos canas y hemos aprendido a leer con la cartilla y recitando de carrerilla los accidentes geográficos de España y el catecismo, nos resulta ‘natural’ afirmar que «la letra con sangre entra» y que el conocimiento sólo nos llega después de una lectura reposada y repetitiva de un texto impreso en papel. Quizá estemos equivocados.

Seguramente esa forma de aprendizaje no es la más adecuada a la riqueza de nuestros cinco sentidos y a la complejidad de nuestra mente. Quizá usando otros medios de comunicación propiciemos la creatividad. Quizá nuestra mente no sea tan ‘lineal’ como pensamos.
Yo estoy seguro que no lo es. Y lo afirmo desde la base de una metódica formación de ingeniero. Yo sigo aprendiendo con los años. Y aún más: aprendo a aprender.

Quizá la mente de las personas que pertenecen a lo que se llama la Generación Y (nacidos entre 1978 y 1995) algunos de los cuales ya han alcanzado una edad madura, no funcione igual que la mente de las generaciones anteriores: la Generación X o los ‘Baby Boomers’.

Dentro de unos pocos años la lectura mayoritaria de la prensa dominical o de la buena literatura no será en soporte papel. Estoy seguro que en menos de 5 años tendremos soportes electrónicos, cálidos, placenteros y de calidad que invitarán a la lectura reposada a la vez que permitirán vincular contenidos y visualizar animaciones y vídeos. Les emplazo a enero de 2016 para verlo.

Recomiendo para terminar que vean un divertido video de poco más de 2 minutos que trata de estos asuntos y que pueden encontrar en Internet en la dirección http://j.mp/tecnologialectura (sin acentos en la dirección 🙂

Feliz domingo y que tengan una optimista y productiva semana.

.-.-.

Artículo publicado en el diario Las Provincias el domingo 16 Enero 2011

Sobrevivir a la lectura

http://www.lasprovincias.es/v/20110116/opinion/sobrevivir-lectura-20110116.html

Pidiendo a los diputados que rechacen la Ley Sinde

Desde este BLOG se quiere contribuir a que el mensaje llegue a los diputados que estos días van a votar la Ley de Economía Sostenible que contiene una disposición final segunda perniciosa para el futuro de Internet.

En ADSLZONE hay un buen resumen con un vídeo de 8 min que resume el histórico y la situación actual.

Rellena el siguiente formulario

Rellenando el siguiente formulario puedes enviar un mensaje a los diputados/as del congreso español en relación a la aprobación de la Ley Sinde. Escríbeles lo que consideres oportuno pero sé respetuoso, solo de esta manera nuestras peticiones serán escuchadas.

Nombre:
E-mail:
Asunto:
Mensaje:
Más información: Activando esto expresas que deseas recibir información sobre futuras acciones.

Política de Privacidad

xMailer copyleft Isaac Hacksimov 2009-2010, licencia GPLv3, powered by Hacktivistas.net

Internet sin ira

Mañana se celebra el Día de Internet. Con este motivo, Adolfo Montalvo reflexiona acerca de los miedos que la red provoca entre los que no nacieron con un ordenador entre las manos

.-.-.

Dicen los viejos que en este país no había Internet ni falta que hacía. Pero yo solo he visto gente por todo el mundo que usa Internet, en todo momento y lugar. Países donde se hacen negocios y se comparten informaciones vitales usando Internet, con ordenadores, con teléfonos móviles y con todo tipo de telecomunicaciones de banda ancha o estrecha. Internet, Internet sin ira, Internet. Guárdame de los piratas y los virus, porque hay libertad para aprender y compartir algo que el uso de Internet me aporta. Y si no la hay sin duda la habrá.

Si algún lector ha llegado hasta este párrafo a buen seguro que este torpe juego con el que me he atrevido a comenzar el artículo le habrá ‘sonado’ algo. Por favor no se ofenda. Es tan sólo un intento de hacer una rudimentaria analogía entre Internet en los años 10 del Siglo XXI y la libertad en los años 70 del Siglo XX.

Tenemos un problema con Internet en España. Y con la tecnología en general. Alguno me dirá que nos viene de lejos («que inventen ellos»). Pero yo lo percibo como un problema generacional de aquellos que han vivido en primera persona o en la de sus progenitores la post-industrialización en España. Todo empezó con la ‘mecanización’, con la llegada de aquellas computadoras que ayudaban a hacer las nóminas. Los ordenadores fueron entrando en el mundo laboral y profesional desplazando tareas repetitivas, que en algunos casos habían venido siendo realizadas por trabajadores con larga experiencia.

...

Pronto todas las empresas tenían su ordenador que era un cacharro muy caro y que a los pocos años había que cambiarlo porque ya no servía. Y surgieron los informáticos, aquellas personas que hablaban un lenguaje incomprensible y que a veces (solo a veces) actuaban como pequeños tiranuelos supeditando las operaciones a sus caprichosos programas.

Con los ordenadores personales pareció que ganábamos en libertad. Algunos avanzados podían escribir e imprimir documentos y realizar cálculos sin esperar a tener la aplicación desarrollada en el ordenador central. Pero pronto el marasmo de ordenadores sueltos manejando informaciones desconectadas se hizo inmanejable para la gestión de organizaciones complejas. Y se les puso coto.

Todos hemos sufrido cuando el ordenador se nos estropea. Y cuando digo todos, es todos. Hasta el más avezado informático ha sufrido los envites de un ordenador rebelde o sentido impotencia por unos datos perdidos.

Con la llegada de Internet el desasosiego ha crecido exponencialmente. Generaciones de curtidos profesionales han visto como por esa ventana al mundo ha llegado la destrucción de modelos de negocio del siglo pasado y con ello la desaparición de empresas y puestos de trabajo.

Y eso produce ira. Desprecio, miedo, rechazo, odio. Son sentimientos muy humanos, pero irracionales. Sentimientos parecidos a los que produjo la llegada de los coches con motor de explosión, de la luz eléctrica, del telégrafo e incluso, mucho antes, la revolución de la imprenta.

Dentro de 15 o 20 años nos parecerá increíble que en el 2010 no tuviéramos Internet permanente en todo tipo de aparatos y que más de la mitad de la población no accediera aún a Internet al menos una vez al día. Más increíble que lo que ahora nos parece el que haya analfabetos en España.

Mañana 17 de Mayo se celebra el Día de Internet, coincidiendo con el Día Mundial de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información.

Es una buena fecha para pensar sobre estos asuntos. La fecha celebra el 145 aniversario de la fundación de la Unión International de Telecomunicaciones. Este año el lema es: ‘Una mejor ciudad, una vida mejor con las TIC’ y se celebrará desde Shanghai.

Coincide con el día de la Exposición Mundial de Shanghai consagrado a promover ‘Mejores ciudades, una vida mejor’, que presentará una serie de iniciativas encaminadas a crear ciudades más ecológicas, más seguras, más saludables, prósperas, integradoras y convenientemente administradas, donde reside más de la mitad de la población mundial.

Ocurre que China es el país del mundo donde más usuarios de Internet hay. Y también donde hay más teléfonos móviles. Y eso se nota, como en otras muchas cosas. Aunque para dato curioso el que ha publicado la ONU recientemente sobre India: hay allí más habitantes con teléfono móvil que con baños: 545 millones de móviles frente a 366 millones de personas con acceso a uso de un baño.

Hace unos días se celebró la quinta Semana Informática. El jueves 20 se celebra la 12ª Noche de las Telecomunicaciones. Mañana lunes se realizarán acciones y eventos por toda España.

Pero eso sirve de muy poco si no nos ayudamos unos a otros a usar Internet y las telecomunicaciones para una vida mejor. Los que sepan un poco apoyando a los que empiezan. Los técnicos rebajando su sapiencia para hacerla asequible. Los reticentes atemperando su recelo con curiosidad y buen humor. Unos y otros compartiendo trucos, direcciones y ‘secretos’ para conseguir una experiencia más útil y placentera.

Porque esto no está aún maduro al 100%. Tiene quizá la misma fiabilidad de un entrañable Seat 600 hace 50 años.

Ayudémonos todos en la lucha ‘Internitial’.

Libre como el sol cuando navego en Internet, yo soy libre, como el mar de conocimiento… como el ave que escapó de su prisión y puede, al fin, volar… como el viento que recoge mi lamento y mi pesar, navego sin cesar detrás de la verdad y sabré lo que es al fin, la libertad.

Ya termino porque se me cruza un cable y vuelvo a escribir tonterías. Que nadie se ofenda, por favor.

Internet es de todos, no permitamos que nadie la monopolice o que alguien la ataque. Disfrutémosla.

Feliz día.

.-.-.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el domingo 16 de Mayo de 2010

http://www.lasprovincias.es/20100516/opinion/internet-20100516.html

Internet sin ira

Internet con el móvil

Querido lector: usted accederá a Internet con el móvil muy pronto. Si cree que no será así, no siga leyendo. Algo muy gordo está pasando. Miramos atrás 5 o 10 años y nos damos cuenta lo mucho que ha cambiado la forma en que trabajamos, nos comunicamos, nos informamos o entretenemos.

Hace 10 años tan sólo 1 de cada 15 españoles usaban Internet. La velocidad de acceso típica entonces era de 33Kbps con la línea telefónica y con el móvil era imposible. En la actualidad usa Internet 1 de cada 2 habitantes. La velocidad de acceso típica es 100 veces mayor (3 Megas) y con un móvil se consigue en muchos sitios 1 Mega.

Asistimos a una evolución explosiva. Más rápida y transcendente que la extensión del ordenador personal en los años 90.

En Febrero se ha celebrado en Barcelona el Congreso Mundial de Móviles #MWC dándose cita los fabricantes y operadores de todo el mundo con anuncios de avanzados productos y servicios.

Se han publicado muchas noticias llamativas estos días sobre las novedades que vienen. Lo más impactante sin embargo no son las tecnologías, sino el uso de éstas que se está haciendo en el mundo.

El máximo ejecutivo de Google, el CEO Eric Schmidt, tuvo en Barcelona una intervención con gran impacto. Aportó datos muy relevantes: por ejemplo que en el mundo la mitad de las nuevas conexiones a Internet ya son desde móviles. O que el ritmo de adopción de Internet móvil es ocho veces más rápido que el que hubo hace 10 años con el acceso desde ordenadores personales. Ya hay países emergentes como Sudáfrica e Indonesia donde la cantidad de búsquedas en Google desde un móvil supera la de búsquedas desde una conexión fija. ¿No es acaso sorprendente?

...

Los teléfonos móviles son mucho más que un simple aparato para hablar. Agenda, citas, fotos, música, juegos, son funciones muy usadas. ¡Sin olvidar el reloj y las alarmas!.

Hasta hace bien poco acceder a Internet en el móvil era algo excepcional. Lo hacían los ejecutivos con sus “Blackberry” (como Obama) y únicamente para el email. El resto de usos era anecdótico, para iniciados.

La aparición del iPhone hace poco más de dos años cambió el paradigma. Después vinieron los móviles con sistema Android de Google.

De repente en la palma de la mano, en cualquier lugar, el usuario tiene “todo” el conocimiento que la humanidad pone en Internet. Mucho más: nuestro teléfono sabe con precisión dónde estamos, con su GPS y su brújula. Tomamos una foto y con la ayuda de búsquedas de imagen nos reconoce un monumento, un libro y muy pronto una cara. Hablamos en su micrófono y nos encuentra en el mapa una calle o un edificio. Y también encuentra ya cualquier cosa mediante búsquedas con voz (en inglés, mandarín, japonés y alemán, por ahora).

Un aparato así extiende nuestra inteligencia, nuestra memoria y nuestros sentidos. Con semejantes capacidades se convierte en nuestro “alter ego”.

Algo muy gordo está pasando. Los móviles en Africa ya se usan como medio de pago y de banca. En las catástrofes son un medio imprescindible de comunicación.

Resulta asombroso cuando a la imaginación humana se le dota de herramientas que permiten intercomunicar. La voluntad y el empuje colectivos interconectados resultan en sabiduría global. Algunos lo llaman “crowdsourcing”, desarrollos de las masas “auto-organizadas”.

Además tenemos aparatos y sensores que se conectan a Internet y ponen a disposición todo tipo de información: climatología, tráfico, parámetros de procesos industriales o constructivos. Es lo que llaman “Internet de las cosas” y comunicación M2M (de máquina a máquina). En 10 años se estima que serán 50.000 millones los dispositivos conectados.

Si la comunicación es sencilla y se puede hacer de forma inmediata con un móvil, ésta ocurre en tiempo real. Así surge la conversación global que cambia los canales de comunicación y de formación de opiniones.

Con tanta abundancia de información toma protagonismo la “economía de la atención”: hemos de elegir a qué fuentes prestamos nuestro tiempo y en cuales confiamos.

Algo muy gordo está pasando porque los nuevos móviles tienen además un modelo de negocio abierto a que desarrolladores de programas del todo el mundo hagan pequeñas aplicaciones, las pongan en el mercado global de “apps” (que así se llaman) y obtengan unos ingresos. Los usuarios de iPhone y Android están bajando una media de 9 “apps” al mes y una media de 1,5 son de pago.

En las empresas tecnológicas ahora todo lo relacionado con el móvil es prioritario. Los mejores programadores e ingenieros y las ideas más brillantes: todos quieren trabajar en crear para el móvil porque es más específico, más humano, más adaptado al lugar donde está el usuario, más interactivo, más dinámico, más personal, mucho más satisfactorio. Centenas de millones de usuarios les esperan y pronto serán miles de millones.

Vd. querido lector que ha llegado hasta aquí leyendo, probablemente aún no use Internet en el móvil: no se inquiete, todos sentimos un cierto vértigo ante los cambios acelerados, desconocidos, lo que no controlamos. La actitud más sabia es la de la curiosidad de los niños, espíritu de “descubridor digital”.

Es seguro que muchas cosas buenas saldrán de esta nueva revolución y también algunas malas. La humanidad es así, siempre lo ha sido.

No olvidemos que en nuestra esencia como especie está la comunicación, está en nuestra mano el ignorarlo o el aprovecharlo.

.-.-.
Artículo publicado en Las Provincias el sábado 6 Marzo 2010
Internet con el móvil

www.lasprovincias.es/20100306/opinion/internet-movil-20100306.html