En Radio Valencia SER. Ciudades inteligentes

En el programa del 29 de noviembre de “Hoy por Hoy Locos por Valencia” que conducen Arturo Blay y Amadeo Salvador, hemos dialogado Adolfo Plasencia y Adolfo Montalvo sobre las Ciudades Inteligentes (Smart cities)

Enlace al audio completo de la segunda hora del  programa “Hoy por Hoy Locos por Valencia” del 29 noviembre 2013. Espacio “Valencia futura” a partir del minuto 20:30 http://www.cadenaser.com/espana/audios/hoy-hoy-locos-valencia-hora-29-2013/csrcsrpor/20131129csrcsrnac_29/Aes/

Anuncios

Desenredant, 9 meses en Radio9, NOU radio

NouRadio JLT-AM 27nov13Desde marzo de 2013 a noviembre de 2013 he tenido el privilegio de compartir semanalmente un espacio dedicado a divulgar sobre tecnología y a ayudar a los sufridos usuarios de las telecomunicaciones, en el programa El Baròmetre de Radio-9 (a partir del 9 de octubre NOU radio).

Lo bautizamos “Desenredant” con el deseo de desenredar la troca de les telecomunicacions (desenredar la madeja de las telecomunicaciones), de aclarar conceptos y de dar consejos para que las personas y empresas puedan aprovechar mejor las oportunidades de las tecnologías sin dejarse enredar por los operadores o los fabricantes.

El Barometre LogoHan sido 9 meses en Radio-9 interactuando con grandes profesionales de RTVV, especialmente con los periodistas José Luis Torró y Alicia Orts.

 

Fue especialmente grato el programa del 9 d’octubre en el que hicimos un repaso a las telecomunicaciones en el año 1238 (conquista de Valencia por el Rey Jaime I)

El último programa, hablando de “Internet de las cosas” emitido en directo el 27 de noviembre 2013 queda aquí para la historia. http://www.ivoox.com/desenredant-nouradio-27nov13-internet-cosas-el_md_2599620_1.mp3″ Ir a descargar

Verano digital

El verano, por naturaleza, es analógico, no es digital: sensaciones y vivencias imposibles de cuantificar.

Digitalizar es convertir una variable continua en un número. El resultado, dependiendo de la cantidad de muestras y de la resolución, se puede aproximar mucho a lo que nuestros sentidos pueden percibir. Las tecnologías que digitalizan nuestras memorias y comunicaciones son cada vez más cercanas y sustentan la vida analógica de forma sencilla y casi invisible.

Voy a intentar compartir unos consejos para que en este periodo estival la convivencia analógico-digital  nos resulte asequible en costes y llevadera emocionalmente.

Una solución podría ser el desconectar completamente del mundo digital durante los días o semanas que dure nuestro paréntesis veraniego: es una opción legítima, y en algunos casos, aconsejable.

Pero desde estas páginas asumimos y defendemos que las tecnologías de la electrónica, informática y telecomunicaciones forman parte intrínseca de las personas, las empresas y la sociedad y por ello, intentamos dar pistas para aprovecharlas a nuestro favor.

Optimizar los costes de Internet

Asumiendo por tanto que queremos permanecer comunicados y conectados, hablemos primero de Internet en verano.LP Verano Digital imagen

Para las conexiones de ordenadores portátiles, tabletas y el uso intenso de smartpones, recomiendo buscar puntos de acceso WiFi en los que el consumo sea ilimitado. Busquemos hoteles, campings, restaurantes, telecentros y los puntos WiFi de operadores y aprovechemos los accesos gratuitos o los incluidos como parte otros servicios.

Para accesos intensos y continuos, hay bonos WiFi a precios asequibles: hay que elegir los que se admitan en la zona donde estemos, seleccionando el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Atención a las condiciones de los accesos WiFi de pago: algunos bonos muy baratos restringen la conexión a un único dispositivo o filtran ciertos tipos de tráfico, como puede ser la voz sobre IP (Skype o similares) o el video (Youtube, Vimeo)

Para accesos esporádicos o desde múltiples lugares los bonos de datos 3G (o el incipiente 4G) son la solución perfecta, óptima para smartphones y tabletas. Recomiendo la instalación de una app (aplicaciones de estos dispositivos) para control del consumo de datos. Muchos operadores ofrecen bonos de ampliación del consumo máximo de datos cuando superamos el  consumo contratado.

Llamadas de voz y mensajes cortos

Si el verano transcurre en España, las tarifas de móvil no cambian respecto al uso habitual. Para mensajes cortos “clásicos” puede ser recomendable un bono de SMS o aprovechar para probar una conexión de datos de bajo coste e instalar en el móvil la aplicación de mensajería que más usen nuestros conocidos (Whatsapp, Viber, Line…).

Para llamadas largas de voz, agotemos los minutos que tenga incluidos nuestra tarifa y como alternativa usemos Voz sobre IP (Skype, Google Hangout, Viber) siempre desde una conexión a Internet sin límite de consumo.

Viajes al extranjero

En el extranjero es donde podemos incurrir en sobrecostes imprevistos. Lo llaman sufrir un “bill shock”: la conmoción de la factura.

Si el viaje es por países de la Unión Europea, y algunos asimilados, lo mejor es acogerse a la “Eurotarifa” para “roaming”. Los operadores están obligados a aplicarla y desde primero de julio los costes son muy buenos (7 cent/min por recibir llamadas, 24 cent/min por llamar a cualquier número de la UE y 8 cent por un SMS). Los bonos que ofrecen los operadores se ajustan a perfiles de consumo muy concretos y raramente suponen un ahorro.

En el caso de los datos en la Eurotarifa es aún caro (45 cent/MB) y ahí sí que resultan interesantes algunos bonos de los operadores. Muy importante en “roaming” de datos: el límite de facturación es de 50€ (salvo que expresamente establezcamos otro) y debemos recibir un aviso SMS al alcanzar el 80% de ese consumo. Reclamenos si el operador no lo respeta: nos ampara una regulación de la UE.

Para viajes fuera de la UE (¡ojo a Andorra, Turquía….!) restringir al máximo llamadas, y para datos, considerar el comprar una SIM local.

Desconectar para descansar

Sobre la disyuntiva de la conexión o la desconexión, lo que debe primar es el descanso, el “cambio de aires”. Las tecnologías digitales, bien usadas, pueden ayudar a ambas cosas.

Para ello deberemos evitar usar las herramientas exactas que tenemos durante el tiempo de trabajo de forma continua: hay que desconectar de esas.

Ideas prácticas: poner un fondo veraniego al móvil o la tableta, configurar unos buenos filtros al correo electrónico, o bien evitar tener los avisos del correo activados.

Si tenemos que abrir el ordenador del trabajo, o el usuario del correo profesional, hagámoslo de forma estrictamente acotada en el tiempo: el haber configurado bien unos filtros de archivo de temas menores y de selección de importantes nos ayudará a estar tranquilos y que el regreso sea suave y controlado.

Si estos consejos le son de alguna utilidad, compártalos con sus conocidos  y sobre todo,  disfrute de la vida, sea cual sea su verano que le deseo muy feliz.

.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el sábado 27 julio 2013

LP Verano Digital

.-.-.

Intervención en programa El Barómètre de Radio Nou sección @Desenredant

Espías y transparencia

Los acontecimientos relacionados con la privacidad, la seguridad, la transparencia y el espionaje se suceden y saltan a las portadas de los periódicos.

La filtración sobre el espionaje masivo revelado por Eduard Snowden,  contratista de la CIA y la NSA,  que viene precedida por los “cables” Wikileaks filtrados por el soldado Manning en USA o por la lista de 130.000 cuentas secretas en bancos de Suiza filtrada por Hervé Falciani, son casos que tienen mucho en común.

En el mundo desarrollado y en los países emergentes toman protagonismo creciente los jóvenes nacidos en los años 80. Personas que tienen interiorizado que la información tiene que ser libre y que la privacidad es sagrada.

La frontera de la edad la define, más que un año exacto de nacimiento, el grado de exposición que las personas hayan tenido en su infancia y adolescencia a entornos tecnológicos en los que  se considera que copiar, compartir y crear productos derivados son acciones que aumentan el valor de lo copiado y lo compartido, no al revés.

Algunas manifestaciones de esta generación, de este grupo social, son muy inquietantes para el poder establecido. Recuerde el lector a las acciones de “Anonymous” y de los “hacktivistas” (una síntesis de “hackers” y activistas).

Estas nuevas generaciones no soportan la “asimetría de la información”, el ventajismo del secretismo y, cuando se encuentran en una situación en la que son testigos de abusos de poder, lo denuncian o actúan, arriesgando su comodidad e incluso su vida, para que se conozca el engaño.

Filtraciones

Este fenómeno de filtradores, de “alertadores” no es nuevo. Como ejemplo podemos recordar en USA las LP espias y transparencia imagendenuncias sobre las mentiras de la guerra de Vietnam (Daniel Ellsberg fue primero un villano y luego fue un héroe) o  de “garganta profunda” y el caso Watergate.

El profesor del Instituto de Empresa Enrique Dans ha escrito un magnífico artículo “El ‘whistleblower’ como “estándar ético” que lo explica muy bien.

La revista TIME dedica esta semana la portada y su artículo central con 6 páginas a “The Informers. The Geeks Who Leak” con un excelente análisis que se puede encontrar en esta dirección: j.mp/time24jun

En un mundo en el que se considera que la información que no afecte a la privacidad y a la seguridad debe ser libre y compartido, estas nuevas generaciones no consienten que haya poderes del tipo que sean (gobiernos, empresas, bancos, consorcios…) que recopilen masivamente información privada y, con potentísimos algoritmos secretos, tomen decisiones que cambien la vida de las personas, las sociedades y las naciones.

Por otra parte, la resistencia al cambio de los poderes establecidos resulta en algunos casos patética, incluso contraproducente para la pervivencia del propio sistema que dicen defender.

Transparencia

Es muy triste que España siga siendo el único país de Europa que no tenga aún Ley de Transparencia como denunciábamos desde estas páginas hace dos años (j.mp/teceleLP).

Pero más triste es que el proyecto de Ley que está en circulación en el Congreso tenga tanta opacidad en su articulado y en su negociación. Y que aún, a pesar de su cortedad de miras, los sindicatos y patronales hayan anunciado que no quieren ser sometidos a la transparencia.

Triste es que los partidos políticos, los sindicatos y las patronales  nos demuestren cada día su nula voluntad de ser transparentes en sus finanzas o en sus juegos endogámicos de poder e influencia.

Es muy triste que España salga en los últimos puestos de indicadores internacionales de transparencia y que en estas tierras valencianas los gobiernos autonómico, provinciales y municipales ocupen los últimos puestos en los indicadores independientes sobre transparencia (www.transparencia.org.es) con la honrosa excepción de Torrent y Gandía, lo que demuestra que no hace falta una ley o unas declaraciones rimbombantes para ser transparente, es posible serlo si hay decisión para ello.

Con este panorama no es de extrañar que los jóvenes y quienes están mínimamente informados no confíen en los dirigentes políticos actuales: ellos solos están destruyendo la base del sistema democrático con el que nos dotamos los españoles en 1978.

De este peligro alertan diversos foros de la sociedad civil como el “Foro +Democracia” que firman personas nada “sospechosas” como la profesora valenciana Adela Cortina, o Josep Piqué y Jordi Sevilla.

Joan Majó, ministro de industria en 1985-86 ha escrito el artículo “Una sociedad transparente” que explica en cuatro puntos cómo hemos llegado a la situación actual y las más que probables consecuencias.

La transparencia es la esperanza de mantener el sistema democrático que tenemos y la “opacidad” aumenta el riesgo de subversión protagonizado por fuerzas populistas.

Seguridad versus privacidad

En esta etapa de transición y cambio, las opiniones están divididas casi al 50% entre los que defienden la prevalencia de la seguridad y los que propugnan la preponderancia de la privacidad. No sólo en España, en USA el propio presidente Obama ha avisado que no es posible tener un 100% de privacidad y un 100% de seguridad.

El peligro radica en que, en aras a una imposible búsqueda de una seguridad completa, se almacenan masivamente datos que afectan a la privacidad y que, en base a modelos de comportamiento “anormal”, personas que no han cometido delito alguno, y sin que medie orden judicial por un caso concreto, entren en una situación de vigilancia y eventualmente puedan tener problemas serios con la policía en cualquier país del mundo. Busque el lector los casos recientes de David Mery en Londres o de Andrej Holm en Berlin y podrá ampliar información sobre esta reflexión.

El problema radica en que se almacenan de forma masiva datos del 99% de la población como son los registros de mensajes enviados por email o con el móvil (no su contenido), las ubicaciones  desde dónde nos hemos conectado, las webs en las que hacemos transacciones y consultas, las imágenes de cámaras de vigilancia o de control de tráfico, etc. Este tipo de datos existe el riesgo de que se relacionen en bases de datos masivas y se analicen agrupados con técnicas que se denominan como “big-data”. Pudiera ocurrir que, ante cualquier amenaza o hipótesis, algún agente descontrolado lanzara algoritmos experimentales o búsquedas masivas sin criterio y control, y llegara a conclusiones que deriven en acciones peligrosas para ciudadanos concretos.

Esta semana, en otro tipo de registro   de datos masivo (nuestros datos fiscales), hemos tenido en España un ilustrativo ejemplo de un ministro dando unas explicaciones muy pobres sobre un “error en un procedimiento administrativo en el que se gestionan millones y millones de datos”, palabras que empañan el prestigio de la Agencia Tributaria (antaño premiada internacionalmente como ejemplo de buena administración electrónica).

Hay esperanza

No todo es tan terrible y negro como puede parecer en una primera lectura. No olvidemos que, por ley de vida, los jóvenes van a moldear la nueva sociedad, rompiendo algunas cosas, como es connatural a la juventud y aportando sus nuevos valores. Ellos van a tomar las riendas más pronto que tarde.

Reconforta escuchar a personas como Adela Cortina (Fundación ETNOR) quien el pasado lunes en el Club de Encuentro Manuel Broseta contó que es más natural a la especie humana la cooperación y la compasión, antes que la maximización de los bienes externos (dinero, prestigio y poder). Y que además nos diga que esto se ha comprobado científicamente con técnicas de neuropsicología.

Abundemos pues, querido lector, en la cooperación, la compasión y la gratitud y, como ciudadanos de este siglo, exijamos transparencia como un valor que nuestra sociedad democrática necesita con  urgencia. Y exijamos también un control parlamentario de las agencias y entidades que almacenan y manejan datos masivos.

Feliz semana, feliz verano.

.-.-.-.

Artículo publicado en tribuna de Las Provincias el domingo 23 junio 2013

LP Espias y transparencia articulo

En la sección @Desenredant del programa El Baròmetre de Radio Nou conversamos también sobre este asunto del espionaje masivo

Premio Noche de las Telecomunicaciones

CAC 16mayo2013

En la 15ª edición de la Noche de las Telecomunicaciones Valencianas, celebrada como es tradicional en el Hemisférico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, ha sido premiado este blog y su autor como “Divulgador de las TIC”.

Esta aventura divulgativa se puso en marcha hace cuatro años colaborando en Las Provincias con el artículo “1 peseta, 15 palabras”.

LP Acierta Adolfo Montalvo Premio Noche 17may2013

Han seguido intervenciones en televisiones, radios y recientemente la nueva sección @Desenredant en el programa El Baròmetre de Radio Nou.

Pero lo más valioso de todo son los amigos lectores en papel o medios electrónicos y los escuchantes y televidentes que acompañan a este autor. Gracias.

Premio Noche Teleco

Viejas tecnologías

Este artículo iba a tener como título “Nuevas Tecnologías”, pero mientras lo preparaba, éstas han dejado de ser nuevas: se nos han quedado antiguas.

No es un problema sólo de las tecnologías, el significado de las palabras cambia con el tiempo, por ejemplo en la denominación de las épocas de la historia no hay unanimidad: para españoles y franceses la Edad Moderna termina con la Revolución Francesa y a continuación viene la época Contemporánea, pero para los historiadores ingleses y alemanes  la época Moderna se alarga hasta finales del siglo XIX.

El término “Nuevas Tecnologías” también es confuso, se nos ha quedado obsoleto, anticuado, aunque no todas las personas lo perciben así. Me propongo que esto cambie. Además, el uso de la denominación de “Nuevas Tecnologías” para referirnos únicamente a las telecomunicaciones, informática, electrónica, y, más recientemente a todo lo que tenga que ver con Internet y las Redes Sociales, es impreciso e incorrecto.

Tecnologías nuevas hay en muchos campos, por ejemplo en la biotecnología, aeronáutica, robótica, genómica, energías renovables y también en la automoción, por mencionar algunos. Y en esos campos hay unas tecnologías que son viejas, otras que son actuales y asentadas y otras que son muy nuevas o emergentes.

Refirámonos pues, en función del tiempo y su grado de madurez, a tecnologías obsoletas o antiguas, a tecnologías actuales o maduras y por último a tecnologías emergentes, abandonando por unos cuantos años el uso del término “nuevas” hasta que éste se descargue de un significado ya pervertido.

Yo comprendo que por toda España hay bastantes concejales, directores generales y consejeros que ostentan el término “nuevas tecnologías” en su título, como una muestra de que están a la última, pero creo que es tiempo de ir prescindiendo de esas palabras. Con el término “modernización” ocurre un poco lo mismo.

Misión imposibleViejasTecnol imagen

¿Por qué emprender esta “cruzada”? ¿Por qué pretender cambiar el uso de estos términos?

El motivo nos es otro que invitar a reflexionar que no es bueno el calificar como “nuevo” algo que nuestras empresas, nuestras entidades y todos los profesionales deberían usar con normalidad: el correo electrónico, las páginas web, la administración electrónica, el comercio electrónico, los teléfonos inteligentes conectados a Internet. Todo esto son tecnologías maduras, asentadas, fiables.

Si las llamamos “nuevas tecnologías” permitimos que algunos aún se escuden en los “viejos procedimientos”, los de “toda la vida” para no adaptarse.

La ventaja que tienen algunos países en los que no adoptaron tecnologías como el FAX es que no hay procedimientos que incluyan su envío obligatorio. De esto ya escribía hace unos meses en estas páginas ¿recuerda usted, querido lector, “El fax es culpable” j.mp/faxculpa ?

En África muchas personas usan la banca electrónica y el comercio electrónico con el móvil, personas que no tienen nuestras “modernas” tarjetas de plástico ni tan siquiera tienen cuentas en los bancos. ¿Quién es el moderno? ¿Quién es más avanzado?

En Francia tardaron en extender el uso de Internet en los años 90 porque les bastaba con un servicio telemático primitivo llamado Minitel.

En USA tardaron en adoptar la telefonía móvil digital porque disponían de un eficiente servicio de mensajería digital (los famosos “busca” o en inglés “pager”, ¿se acuerda usted de ellos?) y porque encima arrancaron los servicios de telefonía móvil con un esquema tarifario en el que el receptor de la llamada pagaba parte del coste con el resultado de que mucha gente lo llevaba apagado, por si acaso le llamaban.

Es posible que usted haya utilizado hace años aquellos diskettes rígidos de 3,5 pulgadas en los que cabía la asombrosa capacidad de 1,44 MB ¿recuerda qué avance supuso ese invento respecto a los anteriores diskettes flexibles de 5,25 pulgadas y 0,320 MB?

¿Y qué me dice aquellos tiempos románticos en los que accedíamos a Internet con un modem telefónico a 33 o 56 Kbps (=0,056 Mbps) que bloqueaba la línea para llamadas telefónicas y con un servicio en el que pagábamos no sólo por el coste de la llamada local sino también por la tarifa del proveedor de acceso?

Tecnología fluida

La tecnología, ninguna tecnología, es  estática, no es una cima a alcanzar en la que nos podamos establecer para siempre y desde la cual nos defendamos de los asaltos de los enemigos. Algunos piensan de esta forma y así les va.

La tecnología es como un río que fluye, que sube y baja, que a veces avanza rápido y otras veces se remansa. Un río que modela su cauce, que forma meandros, que erosiona rocas, que deposita sedimentos.

Aprender a navegar las tecnologías, a intuir sus corrientes, a predecir sus tendencias es imprescindible para aprovecharlas.

La fuerza de las tecnologías nos puede impulsar, dar energía, fertilizar nuestros campos, pero si no las entendemos también nos puede ahogar o anegar nuestras cosechas.

Amigo lector, no tenga miedo, use las tecnologías a su servicio, con curiosidad, con sentido, con mesura, pero úselas. Feliz semana.

.-.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el domingo 12 de mayo de 2013

ViejasTecnologias LP

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

En la sección @Desenredant en el programa El Baròmetre de Radio Nou el 8 de mayo hablando de Viejas y Nuevas tecnologías por José Luis Torró entrevistando al autor de este blog

Desenredando la madeja de las telecomunicaciones

Las recientes conversaciones radiofónicas que he mantenido con el periodista José Luis Torró en su programa El Baròmetre de Radio Nou han traído el nacimiento de una micro sección que vamos a dedicar semanalmente a “Desenredar la madeja de las telecomunicaciones”.

Estas conversaciones comenzaron con la entrevista telefónica cuando me encontraba en Barcelona asistiendo a la Feria mundial de móviles MWC. La calidad de la cobertura que tenía ese día eran tan mala que apenas pudimos hablar y tuvimos que repetir la conversación días después en el estudio en Valencia

Ese día hablamos de novedades de la telefonía móvil, de la propia feria, de las dificultades de tener una buena cobertura cuando hay grandes aglomeraciones, del reciente cónclave y sus anécdotas relacionadas con telecomunicaciones, así como de las dificultades que tienen a veces los usuarios frente a la complejidad de los operadores de telecomunicación. Quedó este asunto en el tintero de modo que días después regresé para conversar sobre los usuarios.

Los operadores de telecomunicación tienen sus prioridades de negocio y los clientes y usuarios ocupan frecuentemente un lugar secundario. Hay tarifas muy competitivas, cada vez con mayores prestaciones, ante las que hay que estar muy atento para no caer en trampas que nos pueden dar algún que otro susto. Y si hay problemas las llamadas a los centros de atención al cliente pueden ser un verdadero suplicio.

En la cuarta entrevista el 3 de abril decidimos dar continuidad a esta micro-sección semanal. Ese día hablamos de mensajería a través del móvil: el popularísimo Whatsapp que domina en estos momentos en países como España, las debilidades y peligros del Whatsapp, algunas alternativas como LINE que está ganando adeptos o la nueva JOYN que se ha anunciado que por fin los tres principales operadores españoles van a impulsar.

Hablamos también de consejos para alargar la duración de la batería de los móviles y fue al final de esa entrevista cuando decidimos dar continuidad a esta sección semanal que, salvo fuerza mayor, se emitirá los miércoles a partir de las 9:20 de la noche.

PRIMICIA de  “La Glissoire”: el microespacio radiofónico se llamará @Desenredant (ya tiene Twitter) y tiene la sana intención de ayudar a Desenredar la madeja de las telecomunicaciones: Desenredant la troca de les telecomunicacions