Industrias híbridas

Tuvimos una buena industria. En el año 2000 la Comunitat Valenciana tenía 26.234 empresas industriales que daban empleo a 357.779 personas. 11 años después las industrias eran solo 16.895 y los ocupados en la industria apenas 234.221. Esta es la cruda realidad: una caída del 35% en la actividad industrial (datos del Instituto Valenciano de Estadística).

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Podemos echar la culpa a la clase política de lo ocurrido. Algo de culpa sí que tienen, pero, la responsabilidad alcanza a toda la sociedad.
Así que, hasta que nuestros políticos se regeneren, que buena falta les hace, e intenten dedicar la mayor parte de su tiempo al bien común, la sociedad civil, los empresarios, los profesionales y los trabajadores podemos hacer mucho. La industria crea empleos y riqueza duraderos y genera a su alrededor servicios avanzados de alto valor.

La Generalitat, con el impulso de su optimista Conseller de Economía, Industria, Turismo y Empleo ha presentado recientemente la nueva Estrategia de Política Industrial Visión 2020 (EPI V-202) teniendo esta realidad como punto de partida. Una estrategia es un marco común de entendimiento, un referente continuo que sustenta las acciones. Lo importante es conseguir que las acciones sean llevadas a la práctica: se ha dicho que es más fácil escribir 20 tomos con ideas para una estrategia que llevar una de ellas a la práctica.

Una sociedad madura no mide sus tiempos en años, (y una legislatura dura apenas cuatro), los mide como mínimo en décadas. Aunque el pesimismo imperante nos lo oculte, nuestras sociedades, la valenciana, la española, están ahora mucho mejor que en los años ochenta.

Aplicar las mismas fórmulas de lo que hicimos en los años ochenta no nos va a dar ahora los LP Industrias hibridas imagenmismos resultados. El mundo ha cambiado mucho y va a seguir cambiando de forma acelerada.
¿Podrá nuestra actividad industrial alcanzar en 2020 un 20% del PIB partiendo del 17% actual? ¿seremos capaces de conseguir que las exportaciones pasen del 20,6% del de PIB del 2012 al 25% en 2020?: estos son dos de los objetivos de la nueva estrategia arriba mencionada.
Si se nos ocurre consultar, por ejemplo, las cifras de inversión industrial en bienes de equipo o el número graduados y doctorados en ingeniería de China recibiremos “un baño de realidad”: sus cifras superan con creces las de toda Europa y USA juntos.
Pero es que además de España, hay muchos países de Europa, Asia, América e incluso África, que también están apostando por desarrollar sus industrias en áreas innovadoras y de alto valor añadido.
En este complejo escenario, países como Israel, Finlandia, Polonia, Irlanda y por supuesto Alemania son capaces de mantener y evolucionar su industria (y van a seguir siéndolo, no lo duden). Así pues, nuestra pregunta es: ¿por qué no España?

Algunas pistas de hacia dónde dirigir los focos de atención los encontramos en la Estrategia EPI V-2020 que propone 15 indicadores en cinco ejes. Los cinco ejes y alguno de los indicadores son:
1) Personas: aprovechar más a los titulados hoy sobrecualificados en un 40%. Más personas en I+D, más emprendedores.
2) Innovación: lograr I+D con mayor financiación extranjera, más consultoría hecha por Institutos Tecnológicos
3) Diversificación: empleo en Alta y Media tecnología, uso transversal de TIC.
4) Crecimiento Empresarial: inversión en maquinaria y TIC, más empresas exportadoras.
5) Internacionalización: más empresas que comercializan fuera, más exportaciones fuera de la UE, inversión extranjera en la CV.

Receta mágica: Las cuatro T
Ojalá tuviéramos una receta mágica para regenerar el tejido industrial. Los sueños de que pueda venir una gran empresa tecnológica multinacional que vaya a invertir millones de euros y crear miles de puestos de trabajo son una quimera.
Yo creo que muchas de las oportunidades van a venir más bien de nuestras industrias actuales, evolucionadas, fortalecidas y agrupadas, imbricadas con otras industrias y con empresas de servicios: industrias híbridas.

Deseo proponer desde esta reflexión veraniega mi receta con una “mesa” de cuatro patas: las 4 T.
– TALENTO: en las personas, bien preparadas, con formación, con valores, con actitudes. Talento en la organización.
– TAMAÑO: las empresas medianas y grandes compiten mejor. El tamaño de cada empresa y de las uniones de empresas con proveedores y socios en la cadena de valor importa mucho.
– TECNOLOGÍA: empresas conocedoras de lo mejor en sus tecnologías núcleo y apoyadas por otras empresas en las tecnologías complementarias y transversales.
– TESÓN: Esfuerzo, perseverancia, visión de futuro, no solo de las personas individuales sino de las generaciones: padres y abuelos que enseñen a sus herederos las claves de la experiencia y que estos lo aprovechan con los conocimientos de su formación.

En este contexto, tratemos de mirar la emigración de nuestros titulados universitarios más que como un fracaso en encontrar empleo aquí, como una oportunidad de que sepamos/sepan aprovechar la experiencia: pensemos en ellos como una “multilocalización” del talento y tratemos de ayudarles a que no pierdan el contacto con sus raíces, de compañeros, de familiares. Hoy están fuera pero pensemos en el 2020, en QUÉ HACER para que esos profesionales creen o fortalezcan industrias en España en unos pocos años.

.-.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el domingo 11 agosto 2013

LP Industrias hibridas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s