Verano digital

El verano, por naturaleza, es analógico, no es digital: sensaciones y vivencias imposibles de cuantificar.

Digitalizar es convertir una variable continua en un número. El resultado, dependiendo de la cantidad de muestras y de la resolución, se puede aproximar mucho a lo que nuestros sentidos pueden percibir. Las tecnologías que digitalizan nuestras memorias y comunicaciones son cada vez más cercanas y sustentan la vida analógica de forma sencilla y casi invisible.

Voy a intentar compartir unos consejos para que en este periodo estival la convivencia analógico-digital  nos resulte asequible en costes y llevadera emocionalmente.

Una solución podría ser el desconectar completamente del mundo digital durante los días o semanas que dure nuestro paréntesis veraniego: es una opción legítima, y en algunos casos, aconsejable.

Pero desde estas páginas asumimos y defendemos que las tecnologías de la electrónica, informática y telecomunicaciones forman parte intrínseca de las personas, las empresas y la sociedad y por ello, intentamos dar pistas para aprovecharlas a nuestro favor.

Optimizar los costes de Internet

Asumiendo por tanto que queremos permanecer comunicados y conectados, hablemos primero de Internet en verano.LP Verano Digital imagen

Para las conexiones de ordenadores portátiles, tabletas y el uso intenso de smartpones, recomiendo buscar puntos de acceso WiFi en los que el consumo sea ilimitado. Busquemos hoteles, campings, restaurantes, telecentros y los puntos WiFi de operadores y aprovechemos los accesos gratuitos o los incluidos como parte otros servicios.

Para accesos intensos y continuos, hay bonos WiFi a precios asequibles: hay que elegir los que se admitan en la zona donde estemos, seleccionando el que mejor se adapte a nuestras necesidades.

Atención a las condiciones de los accesos WiFi de pago: algunos bonos muy baratos restringen la conexión a un único dispositivo o filtran ciertos tipos de tráfico, como puede ser la voz sobre IP (Skype o similares) o el video (Youtube, Vimeo)

Para accesos esporádicos o desde múltiples lugares los bonos de datos 3G (o el incipiente 4G) son la solución perfecta, óptima para smartphones y tabletas. Recomiendo la instalación de una app (aplicaciones de estos dispositivos) para control del consumo de datos. Muchos operadores ofrecen bonos de ampliación del consumo máximo de datos cuando superamos el  consumo contratado.

Llamadas de voz y mensajes cortos

Si el verano transcurre en España, las tarifas de móvil no cambian respecto al uso habitual. Para mensajes cortos “clásicos” puede ser recomendable un bono de SMS o aprovechar para probar una conexión de datos de bajo coste e instalar en el móvil la aplicación de mensajería que más usen nuestros conocidos (Whatsapp, Viber, Line…).

Para llamadas largas de voz, agotemos los minutos que tenga incluidos nuestra tarifa y como alternativa usemos Voz sobre IP (Skype, Google Hangout, Viber) siempre desde una conexión a Internet sin límite de consumo.

Viajes al extranjero

En el extranjero es donde podemos incurrir en sobrecostes imprevistos. Lo llaman sufrir un “bill shock”: la conmoción de la factura.

Si el viaje es por países de la Unión Europea, y algunos asimilados, lo mejor es acogerse a la “Eurotarifa” para “roaming”. Los operadores están obligados a aplicarla y desde primero de julio los costes son muy buenos (7 cent/min por recibir llamadas, 24 cent/min por llamar a cualquier número de la UE y 8 cent por un SMS). Los bonos que ofrecen los operadores se ajustan a perfiles de consumo muy concretos y raramente suponen un ahorro.

En el caso de los datos en la Eurotarifa es aún caro (45 cent/MB) y ahí sí que resultan interesantes algunos bonos de los operadores. Muy importante en “roaming” de datos: el límite de facturación es de 50€ (salvo que expresamente establezcamos otro) y debemos recibir un aviso SMS al alcanzar el 80% de ese consumo. Reclamenos si el operador no lo respeta: nos ampara una regulación de la UE.

Para viajes fuera de la UE (¡ojo a Andorra, Turquía….!) restringir al máximo llamadas, y para datos, considerar el comprar una SIM local.

Desconectar para descansar

Sobre la disyuntiva de la conexión o la desconexión, lo que debe primar es el descanso, el “cambio de aires”. Las tecnologías digitales, bien usadas, pueden ayudar a ambas cosas.

Para ello deberemos evitar usar las herramientas exactas que tenemos durante el tiempo de trabajo de forma continua: hay que desconectar de esas.

Ideas prácticas: poner un fondo veraniego al móvil o la tableta, configurar unos buenos filtros al correo electrónico, o bien evitar tener los avisos del correo activados.

Si tenemos que abrir el ordenador del trabajo, o el usuario del correo profesional, hagámoslo de forma estrictamente acotada en el tiempo: el haber configurado bien unos filtros de archivo de temas menores y de selección de importantes nos ayudará a estar tranquilos y que el regreso sea suave y controlado.

Si estos consejos le son de alguna utilidad, compártalos con sus conocidos  y sobre todo,  disfrute de la vida, sea cual sea su verano que le deseo muy feliz.

.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el sábado 27 julio 2013

LP Verano Digital

.-.-.

Intervención en programa El Barómètre de Radio Nou sección @Desenredant

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s