El nuevo trabajo

Sufrimos en España terribles niveles de desempleo, abundancia de EREs y de cierres de empresas y quizá pueda parecer un atrevimiento el escribir sobre los nuevos modelos de trabajo en las páginas de opinión dominicales de un amable diario como es LAS PROVINCIAS.

Hace dos semanas escribí desde estas mismas páginas sobre “la nueva industria” (http://j.mp/nueindu) y las ideas que apuntaba ahí parece que han sido bien recibidas: gracias por su benevolencia, querido lector.

Los nuevos trabajos ya no serán nunca más como eran los “clásicos trabajos” de una economía organizada en industria y servicios. Olvídese de entrar a trabajar en una empresa o entidad con la idea de estar allí para toda la vida y si aún conserva un trabajo así, felicítese por ello y vaya haciéndose a la idea que ese modelo tiene los días contados.

Esta realidad, que para muchas personas puede parecer muy cruda, no resulta nueva en absoluto para personas que hayan trabajado en sectores tecnológicos en los últimos 20 años. Tampoco resulta nada nueva para los menores de 35 años con trabajos en cualquier otro sector.

Hay quien lo llama “precariedad laboral”. Es mejor pensar que es simplemente el “nuevo trabajo”. Uno puede elegir el lamentarse y añorar tiempos pasados echando la culpa al capitalismo, a la globalización y la economía consumista. El duelo ante una pérdida o deterioro del trabajo hay que pasarlo, es una etapa inevitable de sufrimiento que se interioriza y se puede curar, pero una vez superado, hay que ponerse en marcha. Pensemos en primer lugar que en parte, esa precariedad que sufrimos como trabajadores se deriva de nuestras propias actitudes como consumidores y usuarios, papel en el que somos cada vez más exigentes en calidad, servicio y precio.

El “nuevo trabajo” lo modela uno mismo durante toda la vida. Desde los estudios primarios a las etapas de post-jubilación. Nadie mejor que uno mismo para ocuparse de aprovechar al máximo la formación y la experiencia. Cada etapa de formación y de trabajo nos ayuda a adquirir conocimientos y aptitudes que pueden ser de utilidad. Recomiendo ver el vídeo de Steve Jobs “connecting the dots” en la universidad de Stanford. Es muy ilustrativo e inspirador.

El estar actualizado en técnicas, tecnologías y habilidades es responsabilidad de uno mismo. Las empresas pueden (y deben) ofrecernos facilidades. Las universidades y centros de formación pueden brindarnos orientación. Pero los verdaderos responsables somos nosotros mismos.

Apunto algunas ideas al respecto que pueden ser de utilidad:
-Hay que mantener siempre actualizado el curriculum, guardando de forma sistemática los datos y documentos que acrediten nuestros logros y experiencias.
-Hay que mantenerse al día en las tendencias y tecnologías relacionadas con los productos y procesos de nuestra profesión.
-Al menos dos veces al año dedicaremos un tiempo a revisar nuestra “empleabilidad” y potencial valor en el mercado laboral, bien por cuenta propia o ajena.
-Dedicar tiempo a mejorar nuestras habilidades de comunicación oral y escrita, en español y en otros idiomas: los españoles en general tenemos ahí dos puntos débiles: comunicación e idiomas. Explicar con claridad lo que hacemos es imprescindible dentro y fuera de las empresas. Y poder comunicarnos con fluidez en otras lenguas, en el mundo global actual amplía nuestro potencial campo de trabajo.
-Acceder a Internet de una manera sistematizada: el acceso a Internet es hoy una de las habilidades básicas, no solo para aprender y mantenerse al día, sino también para estar “visible” en el mercado laboral y comercial.
-Debemos desarrollar una “identidad digital”: todos tenemos una identidad social más o menos desarrollada. Las redes sociales profesionales son una realidad. Una presencia moderada, prudente y veraz en ellas es hoy en día imprescindible en la mayoría de las profesiones. En estas redes, personas que nos conocen pueden dar referencias profesionales sobre nosotros.

La buena noticia es que muchas de estas cosas que he citado las podemos conseguir de forma sencilla y gratuita en Internet: desde informaciones de mercado a tutorías de tecnologías y, por supuesto, idiomas. Conozco personas que han avanzado notablemente en el aprendizaje de alemán únicamente con recursos de bajo coste en Internet y a otras que se inician con el chino usando aplicaciones en el móvil.

En lo relativo a habilidades, el mercado aprecia muy positivamente el espíritu innovador y emprendedor, dentro y fuera de las empresas. Porque las empresas establecidas necesitan ser emprendedoras e innovadoras para continuar siendo líderes: seleccionan personas con estos perfiles, organizan programas para incentivar y premiar las ideas, mantienen intercambios con estancias de profesionales en laboratorios, etc…

En Valencia y resto de España, no andamos escasos en creatividad e impulso emprendedor con brillantes realizaciones y notable capacidad de improvisación. Pero el emprendimiento que perdura requiere bastante más. Afortunadamente abundan las iniciativas para mejorar lo que nos falta y conseguir que cada vez haya más jóvenes emprendedores que creen empleo sin esperar que otros lo creen para ellos: hay que destacar el nuevo grado de ADE Emprendedores de la escuela de negocios EDEM que echa a andar este nuevo curso, confío que se convierta en un vivero de nuevas ideas empresariales y que éstas den fruto.

Hace dos semanas compartía ideas sobre la nueva industria en el artículo mencionado al comienzo. Esas nuevas industrias abren nuevas oportunidades de trabajo: apuntaba la aparición de empresas híbridas de industria y servicios, o de agricultura e industria o de servicios y agricultura.

Nuevas tecnologías de fabricación permiten mantener empresas y empleo en países desarrollados. Ejemplos son la generalización del uso robots, la inteligencia artificial, la personalización mediante programación de dispositivos y las impresoras en tres dimensiones capaces de producir piezas mecánicas complejas con costes muy reducidos.

Hay futuro en los nuevos trabajos. Feliz final del verano.

.-.-.

Artículo publicado en Las Provincias el domingo 26 de agosto de 2012

Anuncios

5 pensamientos en “El nuevo trabajo

  1. Otra vez más, estoy de acuerdo contigo. Pienso que cuanto antes entendamos que el modelo de trabajo ha cambiado respecto al de nuestros padres, en donde era posible entrar en una empresa y jubilarse allí (como es el caso de mi padre, por ejemplo), ya no es vigente. Ahora la vida profesional se la construye cada uno…afortunadamente, aunque esto sea algo más incómodo.
    En tu artículo apuntas un párrafo que me parece clave (copio textualmente):
    “El estar actualizado en técnicas, tecnologías y habilidades es responsabilidad de uno mismo. Las empresas pueden (y deben) ofrecernos facilidades. Las universidades y centros de formación pueden brindarnos orientación. Pero los verdaderos responsables somos nosotros mismos.”
    Es cierto que es responsabilidad de uno mismo mantenerse en buena forma pero resulta muy complicado con jornadas laborales tan extensas, cuando tienes que compaginar la vida laboral con la personal, etc. Las empresas deben ofrecer facilidades pero lo cierto es que pocas lo hacen. Desgraciadamente son muchas las empresas que no ven la formación como una herramienta competitiva, como una posibilidad de ser mejor que la compentecia y de atraer al empleado para que el know-how de la organización se quede en la organización y no se vaya a la primera de cambio.
    En cuanto a las universidades y centros de formación…los contenidos que imparten, muchas veces, están obsoletos. Yo recuerdo que estudié los conmutadores electromecánicos cuando todos eran ya digitales. ¿Qué sentido tiene? Y eso que soy de los que piensan que el hombre siempre tropieza dos o más veces en la misma piedra y que en la Historia están escritas todas las soluciones a los problemas presentes y futuros. Tan solo hay que saber interpretarla. Es triste encontrar a profesorado que está ahí porque no quiso o no supo irse al sector privado, porque empezó como becario y, simplemente, ha ido ascendiendo hasta ser el rey de uno de esos reinos de taifas que hay en las universidades. Aunque también es cierto, y quiero hacer énfasis en ello, que hay en nuestras universidades profesores con vocación a cuyas clases da gusto acudir, de esos que te embelesan con sus explicaciones y que notas que dominan la comunicación, de esos que comunican con la mirada…
    En cuanto a las recomendaciones que citas, desarrollar una identidad digital me parece crucial. Pero hay que tener cuidado con lo que se pone y con cómo se pone. Además de tener cuidado y ser cauto con lo que pongo en Facebook, personalmente suelo hacer una búsqueda en Google con mi nombre completo a ver qué es lo que aparece. No puedo borrar cosas pero, al menos, sé que existen y que si voy a alguna entrevista no me van a sorprender. Conocer al enemigo es el principio de la victoria. 🙂
    Gracias por tus reflexiones, compañero.

  2. Magnifico articulo Adolfo. Hay que dejar de lamentarnos y ponernos a la obra….. Echar la culpa a la sociedad es tan facil como inutil. Cada uno es responsable de su destino.
    Un abrazo. Maria

  3. De acuerdo, Adolfo.

    Los nuevos trabajos requieren de nuevas personas que desarrollen una nueva mentalidad bien desde el principio, caso de las últimas generaciones que se están formando y se incorporarán al mercado laboral pronto, bien, las actuales en activo, mudando su mentalidad, adaptándose a las nuevas circunstancias.

    Estas son las que lo tienen más difícil, pero si hay una verdad inmutable es que el cambio en la vida, es permanante y constante. Ahora la creatividad, la transversalidad de los conocimientos y sus aplicaciones, las nuevas tecnologías (en permanente desarrollo), estar asomado permanentemente al mundo y sus avances en todos los campos, nos amplía los horizontes, nos hace salir de nuestra confortable caja y nos reta para intentar ser mejores personalmente y hacer mejores los equipos y las empresas para las que trabajamos.

    Un estival abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s