Steve Jobs

Es fácil escribir un homenaje a Steve Jobs. Su marcha inspiró ayer a personas de todo el mundo con frases brillantes y poemas emocionados. Él mismo nos ha dejado un emocionante discurso pronunciado en 2005 para la ceremonia de graduación de la universidad de Stanford en el que, sabedor de su grave enfermedad, desvelaba las claves de su vida.

Millones de frases y miles de artículos se están escribiendo sobre Steve Jobs. Basta con enhebrar unos cuantos para insuflar algo de ese espíritu en esta tribuna de LAS PROVINCIAS.

«Nunca pensé que podría estar tan abatido por la pérdida de alguien con quien nunca me he reunido», ha escrito el actor Ashton Kutcher, frase que ha sido repetida (retuiteada) miles de veces.

Steve Jobs fue un niño adoptado. Nunca aceptó relacionarse con su padre biológico. La ilusión y el compromiso de sus padres adoptivos fueron el que Steve estudiara en la universidad. Ahorraron años para enviarle a una prestigiosa universidad privada, el Reed College, institución fundada en 1908 que tiene una inusual mezcla de artes y ciencias en sus estudios.

Pero Steve nunca terminó la carrera. Un fracaso. A los seis meses de estar allí renunció a seguir los estudios en los que se había matriculado y, libre de presión, aprovechó el resto del curso aprendiendo cosas como caligrafía y tipografía. Años más tarde esto fue determinante para el diseño del primer ordenador personal Mac que tiempo después fue imitado por Windows.

...


Con 19 años regresó a su casa en California, comenzó a trabajar en Atari dónde conoció a un brillante ingeniero, Wozniak. Con él fundó Apple dos años después. A los 30 años Steve dirigía su empresa con más de 4.000 empleados, pero una crisis en las ventas provocó su despido. La empresa que había fundado le puso de patitas en la calle. Otro fracaso.

Se rehízo a los pocos meses y fundó NeXT, que diseñó ordenadores de tecnología muy avanzada aunque muy caros para aquel momento: 9.999$

Fundó también Pixar, la empresa creadora de la primera película animada por ordenador: Toy Story. Pixar es ahora parte de Disney en una venta que convirtió a Steve en su principal accionista con el 7% de Disney.

En 1996, 10 años después de su salida de Apple, ésta compró NeXT y al poco Steve regresó a la máxima responsabilidad en la empresa que había fundado en 1976. En tan sólo dos años Apple volvió a ser rentable y a partir de entonces diversificó la empresa creando todo un ecosistema de productos que han cambiado el mundo.

La revista Fortune enumeró ayer 10 formas en las que Steve Jobs ha revolucionado el mundo: el diseño, la música, el PC ordenador personal, el post-PC con tabletas iPad y ultraportátiles, los anuncios, el iPhone, el ecosistema de múltiples equipos digitales funcionando sincronizados, el sistema MacOS con su intuitivo y agradable interfaz, las tiendas de ordenadores (pronto tendremos una tienda Apple en Valencia) y por último Apple Inc. una empresa con 50.000 empleados, 65.000 millones de dólares de facturación y con la segunda mayor valoración bursátil del mundo.

Ante dos fracasos Steve no se rindió y siguió luchando, siguiendo los dictados de su corazón. En 2004 le descubrieron un feroz cáncer de páncreas. Lejos de rendirse ha luchado contra la enfermedad y ha continuado maravillando al mundo: iPhone en el 2007, iPad en 2010.

Desde Stanford con su discurso nos animó a todos a vivir la propia vida, a tener el coraje de seguir a nuestro corazón y a nuestra intuición. «Stay hungry, stay foolish» fue su consejo final: permanece hambriento, sé un insensato.

Su empresa le ha rendido tributo escribiendo que la brillantez de Steve, su pasión y energía fueron la fuente de innumerables innovaciones que enriquecieron y mejoraron nuestras vidas. El mundo es inmensamente mejor gracias a Steve.

Sus entusiastas le están rindiendo todo tipo de homenajes: hay 3 manzanas famosas que han cambiado el mundo, la de Eva, la de Newton y la que mordió Steve con Apple.

Sus competidores le califican como el emprendedor más brillante en los últimos 50 años. Fue capaz de crear y recrear la empresa más exitosa. Era a la vez un tecnólogo y un artista y se dio cuenta antes que nadie que la gente desea productos simples y bellos.

La tecnología en bruto no vale para nada suelta. Steve supo adivinar usos útiles para tecnologías avanzadas y conectarlas con los deseos y las intuiciones. Alumbró productos simples y amigables. Las innovaciones más brillantes de poco sirven sin pasión. Steve conjugó ilusiones y sueños maravillando a sus entusiastas y sorprendiendo a sus detractores.

Fue capaz de «conectar los puntos» de su vida aprovechando sus aprendizajes pasados en nuevas situaciones.
Steve Jobs fue un gran visionario. Una persona capaz de ver más allá de la tecnología, de intuir nuevas formas de comunicar y de embridar con pasión la fuerza bruta de brillantes ingenieros para lograr prodigios.

.-.-.
Artículo de opinión publicado en tribuna de Las Provincias el viernes 7 octubre 2011
http://www.lasprovincias.es/v/20111007/opinion/steve-jobs-20111007.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s