Basura y oro en Internet

Hay mucha basura en Internet, es cierto. Las personas que se conectan por primera vez, superado el asombro inicial, encuentran a las pocas semanas que en su correo electrónico y en los resultados de sus búsquedas hay mucha información inútil.

Este problema desprestigia la fiabilidad de Internet y justifica el recelo de sus detractores, lo que a su vez, provoca el rechazo de muchas personas a usar un modo de comunicación e información imprescindible para una sociedad moderna.

También hay oro en Internet, información valiosa y aplicaciones asombrosas. Quisiera desde estas líneas ayudar a encontrarlo y a separarnos de la basura.

Basura hay en muchos sitios: en la televisión, en la radio e incluso en los libros y la prensa impresa en papel. No es excusa para renunciar a esos medios porque tienen muchas cosas buenas, tienen ‘oro’.

Internet tiene la ventaja de aglutinar todas las formas de comunicación (textos, fotos, gráficos, sonidos, vídeos) y que podemos encontrar contenidos de cualquier parte del mundo con rapidez y coste reducido.

Nuestra dificultad actual está en el escaso conocimiento que podemos tener para discriminar lo bueno: animo por ello a transitar Internet porque de la experiencia bien asistida surge la sabiduría.

Este de hoy es un modesto intento de ayuda para responder a dudas y quejas sobre Internet que a menudo me plantean algunos lectores.

Me voy a centrar en el correo electrónico y las búsquedas, que son los dos mayores usos que los adultos hacen de Internet.

...

1- Correo electrónico:

Hay más de 2.000 millones de usuarios en Internet. Cada día circulan más de 300.000 millones de correos de los que se estima que un 90% son basura: SPAM es el nombre comúnmente usado.

Es necesario tener una buena herramienta de trabajo con filtros de SPAM: la cuenta de correo electrónico que tengamos debe estar alojada en un servidor fiable que nos proteja. Los proveedores de correo (webmail) más habituales en la web son el Gmail de Google y el Hotmail de Microsoft, que disponen de excelentes filtros, unos automáticos y otros configurables.

Pese a ello, es posible que después de un tiempo usando Internet, hayamos registrado nuestra dirección en muchos sitios y estemos recibiendo correos de asuntos que no nos interesan. La primera vía para librarnos de esos correos es seguir las instrucciones que obligatoriamente deben incluirse en esos correos o en la web de sus remitentes. Si ese no fuera ese el caso y no nos dan una opción clara para darnos de baja, podemos configurar un filtro en nuestra aplicación de correo para que descarte los correos de ese remitente o los que tengan unas palabras clave que identifiquen ese tipo de correos.

Hay que advertir que los filtros pueden ser a veces excesivos y filtrar correos que si que queremos recibir: conviene por ello revisar cada cierto tiempo la carpeta de correo no deseado o correo spam.

También nos llegarán correos remitidos por conocidos fiables que contienen informaciones dudosas o falsas que nos perturban.

Conviene recordar aquí que nosotros mismos hemos de evitar el convertirnos en fuente de correo basura, evitando su propagación. En el artículo sobre ‘Eficiencia electrónica’ publicado en el mes de julio (http://j.mp/efieleLP) dábamos unos consejos para el buen uso del correo electrónico.

Y ante un correo dudoso: ¿cómo distinguir un bulo o una información maliciosa? Pues apliquemos el sentido común. Comprobemos cual es el remitente original, que la redacción sea coherente con los comunicados de esa persona o empresa, que no tenga enlaces sospechosos que nos llevan a páginas no relacionadas con la información o, que peor aún, nos pidan nuestras claves de acceso: nunca las pondremos si no estamos seguros de estar entrando en la página verdadera.

La dirección de la página en la que estamos en cada momento la podemos comprobar en la casilla de la dirección que está en la parte superior del navegador. Si es una página de acceso a una web que nos pide nuestras claves personales siempre deberá tener conexión cifrada segura: algo que se distingue porque empieza por https, en vez de http y porque en nuestro navegador aparece el símbolo de un candado cerrado.

Si seguimos teniendo dudas sobre la autenticidad de un correo que nos parece sospechoso, un buen truco es el escoger entre comillas una frase del texto y buscarla en Google literalmente (al entrecomillar una frase la búsqueda es literal). Si es un correo que ha circulado ya por Internet algún tiempo es muy probable que alguien haya escrito en un foro o página de soporte que ese correo es malicioso.

2- Las búsquedas e Internet: son otra fuente de basura para muchas personas.

En España el buscador más usado es Google, y a considerable distancia están Bing y Yahoo. Todos ellos hacen continuos esfuerzos para depurar sus algoritmos y ofrecernos a cada persona los resultados más específicos a nuestra necesidad.

Para buscar algo, cuantos más específicos seamos nosotros en las palabras mejor será. Entre los primeros resultados escogeremos aquellos que sean fuentes fiables, fijándonos en la dirección de la web a la que nos enlaza. Pero hay especialistas en engañar a las aplicaciones de búsqueda para lograr estar entre los primeros resultados. Si buscamos por ejemplo un hotel concreto en una ciudad, digamos ‘hotel foro Roma’, descontando los primeros resultados de anuncios marcados como tal, entre los siguientes nos encontraremos varios que nos llevan a páginas de reservas de hoteles, de intercambio de opiniones de viajeros (como tripadvisor, útil, por cierto) y, con suerte, veremos también la página oficial del hotel en cuestión. Hay que conseguir discernir entre todos ellos. Se necesita práctica.

La práctica es la mejor receta para transitar los ‘mercados de la comunicación’. Háganlo mejor teniendo a mano un “Asistente tecnológico” que les ayude, tal como recomendábamos desde estas mismas páginas las pasadas navidades (http://j.mp/asitecLP).

Necesitamos todos incrementar la cultura digital en España. El desconocimiento de las herramientas básicas nos aísla como personas y hace que perdamos competitividad. Los niños en Francia y otros países de nuestro entorno tienen que superar una prueba de conocimientos básicos en informática e Internet antes de completar la enseñanza primaria, y otra avanzada para finalizar la secundaria.
Me pregunto cuántos de nuestros responsables políticos superarían esas pruebas: para legislar y gestionar la tecnología hay que conocer de tecnología. De lo contrario pueden ocurrir desafueros (cito como recordatorio la llamada Ley Sinde).

Una sociedad enfrentada a la tecnología es una sociedad condenada al ostracismo. Los que entendemos y divulgamos sobre tecnología debemos ayudar y revisar nuestro lenguaje para hacernos entender mejor. Me sentiría muy feliz si con este artículo le ayudara a ser, amigo lector un ‘descubridor digital’ y le animo a preguntar con afán genuino en aprender. Nos va en ello el futuro.

Que sean tecnológicamente felices.

.-.-.-

Artículo publicado el Las Provincias el domingo 25 de septiembre de 2011

Basura y oro en Internet

http://www.lasprovincias.es/v/20110925/opinion/basura-internet-20110925.html

Anuncios

Un pensamiento en “Basura y oro en Internet

  1. Gracias a ti por escribir, creo que es pronto para merecerme el aplauso 🙂

    Sigo tu blog desde RSS. Pronto escribiré yo también, no tengo prisa pues como bien dices hay que pulir el oro y desechar la basura. Mientras tanto, te recomiendo el blog de un amigo que no sé si conoces: http://www.versvs.net

    pd: Te respondo aquí porque no puedo hacerlo por DM. Un saludo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s