Analógico o Digital

La televisión analógica se nos muere. En algunas zonas ya no existe y entre diciembre de este año y abril del 2010 terminará por apagarse completamente. Muchos hablan del «apagón analógico», algo a lo que otros prefieren referirse como «encendido digital», porque suena más positivo.

"Nativa Digital"

Nativa Digital

Para ver la nueva tele, la TDT, ya sabemos casi todos que los televisores y las antenas han de estar adaptados. Si no cambiamos el televisor, compraremos un decodificador y listo: ya se han vendido cerca de 18 millones en España.

La tele no es lo único que se ha convertido en digital. Desde hace tiempo tienen formato digital la música grabada, los teléfonos, la fotografía, el vídeo, los textos de los libros, documentos y periódicos… Y, por supuesto, internet y la mensajería móvil. Estos últimos ya nacieron digitales.

La llegada de lo DIGITAL se está viviendo por algunas personas con tristeza e incluso con dramatismo. Asusta toda esa vorágine que acompaña a lo digital: decenas o centenares de canales de TV, miles de fotos y canciones, millones de mensajes SMS, billones de páginas web en internet.

Nos desborda la abundancia. Cuando ya hemos aprendido lo de «Mega» (un millón) nos aparece el «Giga» y nos empiezan a hablar del «Tera» y del «Exa» (billón y trillón españoles, respectivamente). También nos inquieta lo diminuto, casi invisible: micro, nano, pico…, chips muy pequeños, o las nanomáquinas que pueden navegar por nuestras venas. Y la velocidad y el ruido y las luces estridentes y los dibujos animados japoneses (con estética manga). ¡Socorro!

¡Ah! ¡Qué bello es lo analógico!, la paz de un jardín, el aroma de una flor, la música de un violín, la luz de un atardecer, el vuelo de un águila. La inteligencia es analógica, como también lo es la poesía, la filosofía e incluso el derecho fiscal. Aunque también son analógicas la maldad, la estupidez y la mediocridad.

Haré un intento de explicación técnica de cómo la digitalización intenta imitar a lo analógico. La técnica consiste en descomponer una magnitud, por ejemplo un sonido o una imagen, tomando muchas muestras suficientemente representativas. A continuación se convierten esas muestras en números (dígitos). Tras almacenar o transmitir esos dígitos podemos conseguir reconstruir las muestras en esa misma magnitud de una forma que nuestro oído o nuestra vista no distinga el sonido o imagen reconstruidos de los originales. Si se toman las suficientes muestras y con la suficiente «resolución» nuestros sentidos no notarán la diferencia.

Al fin y al cabo nuestros sentidos los percibimos gracias a un conjunto finito de células sensoriales que transforman los estímulos físicos (sonido, luz) en señales electroquímicas, es decir en átomos y electrones que se mueven de un sitio a otro y recorren nuestros nervios y nuestro cerebro.

¡Un momento! Los humanos estamos formados por células, y éstas a su vez por moléculas que están hechas con átomos. Entonces, en el fondo, ¿somos digitales? Lo que ocurre es que somos unos seres digitales tan perfectos que no lo habíamos notado. No lo percibimos así. Nos resulta más natural el ver la hora en un reloj analógico, con sus manillas y su posición relativa en la esfera que trata de reproducir la posición del Sol en el firmamento o la de una sombra en el suelo.

La actualidad está marcada por una tensión creciente entre lo analógico y lo digital como formas distintas de realizar la comunicación entre las personas y de dar soporte a la información.

Aquí se mezcla el cambio, que es una constante desde el origen de la humanidad, con la aparición vertiginosa de tecnologías disruptivas. Hasta hace un siglo una persona vivía como mucho una revolución tecnológica: la imprenta, el telégrafo, el motor de explosión, el teléfono. Pero ahora los nacidos en el siglo XX estamos viviendo e intentando adaptarnos a cambios en las formas de vida, de trabajo y de ocio continuamente diferentes. Y la llegada de la tecnología digital ha sido la espoleta de una gran explosión. Se habla de los «nativos digitales» y de los «inmigrantes digitales», términos acuñados en el 2001.

Se definen como «nativos digitales» aquellos que han nacido conociendo desde la niñez los ordenadores, las consolas de juegos y los teléfonos móviles. Son los nacidos a partir de los años 80. En contraposición, los «inmigrantes» hemos llegado a este mundo digital y nos adaptamos con mayor o menor soltura, pero siempre seremos ajenos. A los «nativos» no les asustan los nuevos «cacharros», no leen nunca las instrucciones, los prueban y si les gustan encuentran aplicaciones útiles, incluso algunas no previstas. Viven a fondo la economía de la abundancia y la gratuidad especialmente en todo aquello que tiene soporte digital. Esto es muy importante entenderlo. Ellos han optado por compartirlo todo, lo encuentran gratis y lo comparten. También comparten su vida, sus fotos, sus pensamientos, sus ideas y todo en soporte digital.

Los más mayores no debemos reaccionar como «inmovilistas analógicos». Quizá somos más expertos y sabemos que lo digital intenta, a menudo con torpeza, imitar o incluso engañar nuestras percepciones. Acerquémonos sin temor a lo digital, como valientes «descubridores» más que como «inmigrantes» y busquemos que se adapte a la esencia de nuestros gustos, sin inmovilismo, descubriendo quizá nuevas sensaciones.

Lo digital está aquí para quedarse, perfeccionando día a día, acercándose más a lo analógico y abriéndonos nuevas posibilidades y potencialidades. Aprovechémonos. Mi deseo es lograr una fructífera convivencia entre lo analógico y lo digital. En ello estamos.

artículo de opinión publicado en Las Provincias el domingo 18 de Octubre de 2009
Analógico o digital
http://www.lasprovincias.es/valencia/20091018/opinion/analogico-digital-20091018.html

Anuncios

Un pensamiento en “Analógico o Digital

  1. Pingback: Mando digital « La Glissoire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s